lunes, 30 de enero de 2017

Origen de Miel sobre hojuelas.

Se dice miel sobre hojuelas cuando algo bueno, mejora.

La expresión hace referencia a un típico dulce de Semana Santa perteneciente a las “frutas de sartén” (masas de pan o pastelería que en vez de hornearse se fríen, como los buñuelos o los pestiños).

Son especialmente finas, lo que le dan un sabor realmente exquisito; aunque si se les añade miel, logramos un gusto insuperable; dando por tanto origen a dicha expresión.


jueves, 26 de enero de 2017

Origen de Sacar de quicio.

Se dice sacar de quicio cuando se enfada demasiado a alguien.

El quicio es el punto de apoyo sobre el que se mueve y gira la puerta o ventana y cuando estas se sacan o salen del quicio se caen.

Por eso se dice sacar de quicio cuando se saca a alguien de su estado natural.


miércoles, 25 de enero de 2017

Origen de Montar un poyo o Montar un pollo.

Se dice montar un poyomontar un pollo (mal escrito) cuando se arma un gran escándalo.

En el Siglo XIX era muy habitual que la gente improvisara un discurso ante la gente que paseaba por la calle. Para ello montaba su tribuna portátil y allí daba su intervención. Esta tribuna portátil se conocía como "poyo" (escrito en griego) que significa podio o pódium. 

De ahí el origen de la expresión ya que esas intervenciones eran para clamar contra algo o a favor de algo controvertido.


Origen de Coger el rábano por las hojas.

Se dice coger el rábano por las hojas cuando algo sencillo se hace mal por desconocimiento.

Esto se dice porque el rábano es un tubérculo (nace bajo tierra) y si se trata de sacar tirando de sus hojas puedes quedarte con ellas en la mano sin sacar el rábano en sí. Por ello se debe tirar desde la base de las hojas para poder sacarlo sin problemas.

Coger al rábano por la oreja.

Origen de Ni que ocho cuartos.

Se dice ni que ocho cuartos cuando algo se trata de desmentir al ser considerado erróneo.

Antiguamente a dos pesetas se les llamaba ocho cuartos y con esa cantidad de dinero se podía hacer la compra habitualmente. Por desgracia vinieron tiempos de pobreza y el precio de los alimentos subió. Tanto es así que la gente se manifestaba al grito de "¡Pan de a ocho!" Quizá en estas manifestaciones algún panadero les respondiera algo del tipo “¡qué pan, ni qué ocho cuartos!”.

De ahí proviene la expresión.


Origen De tres al cuarto.

Se dice de tres al cuarto cuando se refiere a algo menor, despreciativo.

El cuarto era una moneda que se utilizó en España entre los Silgos XIV y XIX y tenía muy poco valor. Hoy en día equivaldría a poco más de una diezmilésima de euro.

Normal que valieran poco con ese acabado tan tosco.

Origen de Los cuartos.

Los cuartos es una forma coloquial de referirse al dinero.

El cuarto era una moneda española de cobre con valor de cuatro maravedíes. Fue acuñada entre los Siglos XIV y XIX. Derivaba de una moneda medieval castellana, el cuartillo (Enrique IV de Castilla).


martes, 24 de enero de 2017

Origen de la palabra Guiri.

Se dice guiri cuando se refiere a una persona extranjera.

Según el DRAE, guiri es un apócope del euskera guiristino, cristino, nombre con el que los carlistas designaban a los partidarios de la reina Cristina y a los liberales. El uso citado para designar al turista podría venir de ahí o de guiri-gay, vocablo que identifica el "lenguaje oscuro y difícil de entender", según la RAE, como el que hablan los extranjeros. El escritor Juan Goytisolo cree que guiri derivaría del turco guiur, infiel o extranjero.

Uniforme oficial del guiri.

lunes, 23 de enero de 2017

Origen de Para los leones o A los leones.

Se dice para los leones o a los leones cuando alguien está muy mal o cansado.

Esto proviene de la época de los romanos cuando surgió el Cristianismo, los cristianos eran perseguidos y se les arrojaba a los leones en el coliseo para acabar con ellos como castigo en el circo.

Los leones actuales del coliseo.

Origen de Eres un Carpanta o Estás hecho un Carpanta.

Se dice eres un Carpanta o estás hecho un Carpanta cuando alguien tiene mucha hambre o come en exceso.

Carpanta fue un personaje de historieta creado por José Escobar (1908-1994) y se trataba de un mendigo que siempre tenía hambre y estaba obsesionado por comer. Las pocas veces que conseguía comer nunca se terminaba de hartando.

El mejor plato que existe.

Origen de Tienes más cuento que Calleja.

Se dice tienes más cuento que Calleja cuando alguien miente mucho.

Saturnino Calleja (1853-1915) fue un editor, escritor y pedagogo español conocido por publicar colecciones de cuentos a precios muy económicos, muchos escritos por él y otros tantos por otros escritores. Por ello sus cuentos publicados fueron muy conocidos.

Más cuento que Yoda.

Origen de la palabra Pasquín.

En Roma en el año 1501 se restauró el asfalto de una calle cercana a la Plaza Navona, apareció una estatua que no se consiguió determinar a quien representaba.

La gente comenzó a llamarla Pasquino, se dice que por un sastre llamado Pasquín que había tenido su sastrería justo donde apareció la estatua. El sastre era bastante malhablado y criticaba continuamente al gobierno, a los poderosos y a los ricos. Como trabajaba para personajes importantes se suponía que estaba bien enterado por su contacto con ellos y se daba por hecho que era una “fuente bien informada”.

Si no ves los informativos estás desinformado y si los ves estás mal informado.

sábado, 21 de enero de 2017

Origen de Hacer florituras.

Se dice hacer florituras cuando se luce en una acción.

Las florituras son adornos muy elaborados y elegantes. Por ello hacer una floritura es realizar algo que es gustoso a la vista pero que no aporta realmente nada a la resolución de la acción.

Esto es una floritura.

viernes, 20 de enero de 2017

Origen de caerse de un guindo.

Se dice no me he caído de un guindo como para indicar que alguien no es tonto.

El guindo es un árbol con las ramas muy bajas con lo cual si alguien se cae de un guindo es una persona algo tonta.


Origen de Pelar la pava.

Se dice pelar la pava cuando un enamorado corteja a su pretendido/a.

No se sabe exactamente cuándo surgió esta expresión pero muy probablemente fuese en Andalucía hacia finales del siglo XIX o principios del XX.

La mayoría de fuentes coinciden en indicar que se originó cuando en cierta ocasión la señora de la casa ordenó a su criada que tenía a su servicio que fuese a desplumar una pava que debía ser cocinada.

La muchacha se sentó junto a la ventana enrejada (algunas fuentes indican un balcón) y allí se puso a desplumar al ave; cuando apareció por allí el joven que la pretendía y ambos comenzaron a hablar.

Ante la tardanza de la chica, la señora dio un grito preguntándole que qué hacía que tardaba tanto, a lo que la muchacha contestó: “Ya voy, señora, que estoy pelando la pava”.


Origen de la palabra Nachos.

Tienen su origen en la ciudad de Piedras Negras, Coahuila, México, en el año de 1943 en el Club Victoria.

La historia cuenta que un día llegaron varias esposas de algunos militares estadounidenses después de haber cerrado el restaurante, entonces el dueño, Ignacio Anaya, les preparó un plato con lo que tenía: tortillas de maíz y queso. Las tortillas las cortó en forma de triángulo y las puso a freír agregándole queso amarillo de Wisconsin. 

Este platillo gustó mucho y él los bautizó como Nachos.

Nachos con queso.

Origen del nombre de El Rastro.

El Rastro de Madrid es el mayor mercadillo de la ciudad. Se llama así porque su ubicación estaba situada cerca de los mataderos de la ciudad y para llegar hasta el mercado simplemente se llegaba siguiendo el rastro de sangre en el suelo.


Origen de In fraganti.

Se dice in fraganti cuando se descubre a alguien haciendo algo malo.

Es una locución latina que libremente traducida significa ‘en el fuego’. El origen de la expresión proviene de “ flagrare” (‘arder’), el mismo que el de la palabra flagrante, que se aplica a los delitos evidentes o al delito de “deflagración” (‘explosión’).


Origen de París bien vale una misa.

A finales del Siglo XVI, Francia se hallaba inmersa en las llamadas Guerras de Religión. En esa época, tres aspirantes se disputaban el trono francés. 

Tras las muertes de sus oponentes, Enrique III de Navarra se proclamó rey francés. Sin embargo, dado que era protestante, su poder no era reconocido por el papa ni por el rey español Felipe II, que, además, aspiraba a casar a su hija Isabel Clara Eugenia con el monarca del país vecino, siempre que este renunciara al protestantismo. 

En vista de que su poder era más bien nulo, Enrique pronunció la famosa frase «París bien vale una misa», antes de convertirse al catolicismo y pasar a la historia como el primer rey borbón francés, con el nombre de Enrique IV.

Origen de Dar gato por liebre.

Se dice dar gato por liebre cuando se engaña a alguien diciendo que es una cosa y realmente es otra.

Si hay algo que ha mantenido la tradición con el paso de los siglos, es, sin duda, la mala fama de las posadas, hosterías y fondas, respecto de la calidad de sus comidas. 

La literatura universal está llena de alusiones, muchas de ellas irónicas, acerca del valor de los alimentos ofrecidos en ellas. 

Y era tanto el descrédito de estos lugares, que llegó a hacerse usual entre los comensales la práctica de un conjuro, previo a la degustación, en el que aquellos, parados frente a la carne recién asada, recitaban: 

Si eres cabrito, manténte frito; 
si eres gato, salta al plato. 

Por supuesto, este cantar nunca sirvió para demostrar la veracidad de la fama de la posada, pero dio origen a la expresión “dar gato por liebre”


Origen de Barcelona es bona si la bossa sona.

Se traduce como "Barcelona es buena si la bolsa suena". Este dicho pretende remarcar que siempre es mejor acudir a la capital catalana con dinero en el bolsillo. 

Lo que muchos ignoran es que la expresión posee una coda: «però tant si sona com si no sona, Barcelona sempre és bona». Es decir, que la ciudad siempre recibe al visitante con los brazos abiertos, con independencia del dinero que lleve en su cartera.

Te reciben bien pero sí que es caro, sí.

Origen de Pé a Pá o Ni fú ni fá.

Se dice de pé a pá para referirse a un todo.

Hay dudas sobre su origen y aunque algunos han intentado dar explicaciones inverosímiles sustentando sus raíces en el vasco o en el hebreo, parece tratarse simplemente de una locución creada por el simple placer de la similitud o el sonsonete, similar, por tanto, a muchas otras que existen en nuestro idioma y en todas las lenguas.
Lo mismo es aplicable a la frase "ni fu ni fa", cuya creación debe ser más reciente y cuyo significado tanto puede ser "ni una cosa ni la otra", como "nada de nada", si bien pudiera interpretarse como analogía de otras locuciones, tales como "Ni chicha ni limoná" o "Ni carne ni pescado". 



Origen de Madrid al cielo.

Esta frase se usaba para recalcar lo orgullosos que se encontraban los madrileños por las reformas desarrolladas en la capital del reino por Carlos III, quien fue denominado como «el alcalde de Madrid» por las grandes mejoras urbanísticas que ordenó realizar durante su reinado.

Y me gustaba cazar, que al fin y al cabo era un Borbón.

Origen de Entre Pinto y Valdemoro.

Se dice entre Pinto y Valdemoro cuando se duda al elegir entre dos opciones disponibles.

La leyenda local cuenta que un borracho iba desde Valdemoro hacia Pinto, comenzó a bailotear sobre un puente que cruza un riachuelo que divide los dos términos municipales. Mientras saltaba no dejaba de repetir «Ahora estoy en Pinto, ahora en Valdemoro, ahora estoy en Pinto, ahora en Valdemoro». Fruto del estado de embriaguez acabó cayendo al río, por lo que concluyó con un certero «Ahora estoy entre Pinto y Valdemoro».

Otra explicación esgrimida por un historiador local sostiene que el origen de la frase se remonta al siglo XIII, cuando Madrid y Segovia pugnaban por las tierras de Valdemoro y Pinto. Para solucionar el conflicto fue necesaria la intervención directa del rey rey Fernando III, quien asignó Pinto a Madrid y Valdemoro a Segovia. La separación fue llevada a cabo mediante la colocación de 42 hitos en los lindes de ambos territorios, trabajos a los que asistió el rey en persona. De acuerdo con esta teoría, cuando alguien preguntaba por el paradero del monarca, los cortesanos comenzaron a responder que estaba entre Pinto y Valdemoro.


Origen de Dorar la píldora.

Se dice dorar la píldora cuando se alaba mucho a alguien o a algo.

Como los medicamentos siempre han tenido malos sabores, los antiguos boticarios doraban la píldora con azúcar o algún otro sabor para hacerlos más agradables al paladar.


Origen de llamar Siniestro a los zurdos.

En latín, izquierda se dice “sinester”, que dio origen al adjetivo siniestro.


Origen de Despertarse con el pie izquierdo o Levantarse con el pie izquierdo.

Se dice despertarse con el pie izquierdo o levantarse con el pie izquierdo cuando el transcurso del día o una acción no ha salido correctamente.

Según la tradición bíblica, la derecha no es solo el camino del paraíso, también es la posición en la que están sentados los elegidos por Dios. Por ello ir o levantarse por la izquierda es el mal camino o mal presagio.


Origen de El oro y el moro.

Se dice el oro y el moro cuando se ofrece mucho a cambio de algo o para censurar la codicia de alguien.

El origen del dicho fue un hecho de armas protagonizado por un grupo de caballeros jerezanos durante las guerras de la Reconquista española. 

Sucedió que, durante una incursión afortunada, estos caballeros lograron capturar a unos cincuenta moros notables, entre los que se encontraban Abdalá, alcaide de la ciudad malagueña de Ronda y un sobrino de éste, llamado Hamet. 

El alcaide obtuvo muy pronto su rescate, mediante el pago de una fuerte suma de dinero, pero no así los demás -ni siquiera su sobrino Hamet-, pese a los enérgicos requerimientos del propio rey Juan II de Castilla. 

Los caballeros -y particularmente, la esposa de uno de ellos- exigían la entrega de cien doblas (monedas castellanas de oro) por la liberación del cautivo. 

En virtud de esto, el rey ordenó que Hamet fuese trasladado a la Corte, pero debido al litigio entre el soberano y los caballeros por el cobro del rescate, la malicia del pueblo no tardó en acuñar la frase “quedarse con el oro y el moro”, aplicada a la sólo aparente intención negociadora (en su favor) del rey. 

¡No sé que tienen que ver los agentes de la T.I.A. con un compro oro ni con este post!



Origen de Entrar con el pie derecho.

Se dice entrar con el pie derecho cuando una acción ha salido correctamente.

Lo cierto es que tiene su origen en la rúbrica de los Misales donde, por motivos arcanos se prescribe que el celebrante, una vez comenzado el introito y al disponerse a subir las gradas del altar, debe iniciar su marcha con el pie derecho, esto es, “entrar con el pie derecho”. 





Origen de Irse por los cerros de Úbeda.

Se dice irse por los cerros de Úbeda cuando alguien cambia de tema de conversación.

En el Siglo XIII, pocos años antes de la batalla de las Navas de Tolosa, cuando esta localidad jienense fue escenario de un enfrentamiento entre cristianos y almohades. Uno de los capitanes del rey Fernando III, Álvar Fañez, «el Mozo», desapareció justo antes de comenzar el enfrentamiento y regresó una vez conquistada la ciudad, cuando ya no corría ningún peligro. 

El caballero alegó que se había perdido en los cerros de la localidad. Esta justificación se convirtió en motivo de mofa entre los lugareños, que comenzaron a utilizar la expresión en el sentido que ha llegado hasta nuestros días.



Origen de Estar en la luna de Valencia.

Se dice estar en la luna de Valencia cuando se está despistado.

Antiguamente las puertas de las murallas de Valencia se cerraban al caer la noche. Aquellos rezagados que llegaban tras el cierre no podían pasar al interior y, por lo tanto, no tenían posibilidad de ir a dormir a sus casas. Debían pasar el resto de la noche al raso, a la luna de Valencia.

¿Photoshop? ¿Dónde?

Origen de Te han cogido yendo a por uvas.

Se dice te han cogido yendo a por uvas cuando estás despistado en vez de estar pendiente.

Esto proviene cuando antiguamente la gente entraba a robar en las vides que estaban vigiladas por guardias o vigilantes y te podían atrapar robando.


Origen de Poner en un brete.

Se dice poner en un brete cuando alguien está en un apuro complicado de salir.

Un brete es un cepo de hierro que se ponía en los pies para evitar que los prisioneros huyeran.

Al final me voy a perder el partido de Copa...

Origen de Creer a pies juntillas o Seguir a pies juntillas.

Se dice creer a pies juntillas o seguir a pies juntillas cuando no se pone en duda algo.

La expresión tiene su origen en un juego infantil que consiste en saltar, con los pies juntos y con los ojos cerrados o vendados, de un cuadro que está pintado en el suelo a otro, siguiendo las indicaciones que aporta un compañero que está contemplando la jugada y al que hay que creer a ciegas para no incurrir en el error de saltar fuera del cuadro. 


Origen de Irse de farra.

Se dice irse de farra cuando se va de fiesta.

Es un americanismo procedente de la voz común del término brasileño “farra” (‘diversión’) y del vasco “barra / barre” o “parra/e” (‘reírse, risa’). 

Estas fiestas nunca me entero cuando las hacen.

Origen de A troche y moche.

Se dice a troche y moche cuando se refiere a todas las personas presentes.

El origen procede de una frase de la cultura de los leñadores : "hachar a troche y moche", es decir, talar bosques naturales sin pensar en el futuro. Viene de los verbos "trocear" y "mochar". 


Origen de A trancas y barrancas.

Se dice a trancas y barrancas para decir que se consigue algo de manera aturullada.

Las trancas eran las maderas que se utilizaban para cerrar las puertas y ventanas; y las barrancas es lo mismo que un barranco refiriéndose a lo dificultoso del camino.

De manera que estas dos palabras juntas denota que ir a trancas y barrancas es que a pesar de que todo esté cerrado y con terreno complicado se va a ir.


Origen De capa caída.

Se dice de capa caída cuando alguien o algo va de mal en peor.

Es posible que se refiera a la capa de hojas de los árboles, que al caerse lo dejan desnudo. Aunque resulta más creible la conjetura de que proviene del modismo francés del Siglo XII, “chape chute” que en un principio significaba “cosa provechosa”. Dicha expresión cambió en el siglo XVII, cuando “chercher chape chute” equivalía a “buscar mala ventura”. 


Origen de Se armó la gorda.

Se dice se armó la gorda cuando acontece una gran trifulca.

Se refiere a “La Gorda”, nombre con el que se conoció en Andalucía la revolución española de 1.868 contra la inoperancia del reinado de Isabel II. Dicha revolución fue más comúnmente conocida como “La Gloriosa” o “La Septembrina”, por haberse producido en el mes de septiembre. Los liberales españoles, que perseguían la instauración de una república parlamentaria, esperaban que se produjera la gran revolución, la definitiva, la gorda, aunque a la postre fue tan inoperante como el régimen monárquico al que sustituyó. 


Origen de Brilla por su ausencia.

Se dice brilla por su ausencia cuando algo destaca por no estar.

Entre los romanos existía la costumbre de exhibir en los actos fúnebres los retratos de todos los antepasados y deudos del difunto. 

Por eso, el célebre historiador Tácito, al relatar en el libro III de sus "Anales" las honras fúnebres de Junia -viuda de Casio y hermana de Bruto (el asesino de Julio César)- cuenta que todo el mundo se daba cuenta de la ausencia ("brillaban" por ella) de la efigie de los dos criminales. 

Posteriormente, en el siglo XVIII, el gran poeta francés André de Chenier puso de moda la expresión brillar por su ausencia que todo el mundo usa hoy. 


Origen de Estar al pie del cañón.

Se dice estar al pie del cañón cuando se está atento y dispuesto a actuar.

La frase tiene su origen en el ámbito militar y hace alusión a los soldados de infantería que tienen a su cargo, no sólo cargar y disparar el cañón, sino aguantar el fuego enemigo, cuando es uno de los lugares más peligrosos en el frente porque es fácilmente identificable. El origen de este modismo pudiera enlazar con la gesta de Agustina Zaragoza, la heroína del sitio de la ciudad del mismo nombre durante la Guerra de Independencia española contra los franceses. Agustina tomo la decisión de permanecer junto a un cañón cuyos servidores habían caído en combate y, ocupando su lugar, disparó la pieza contra el enemigo. Su gesto simbólico y valiente no sólo ha pasado a los anales de la Historia de España sino que, posiblemente, diera lugar al nacimiento de este modismo que significa resistencia y heroicidad ante una situación límite. 


Origen de Meter la gamba o Meter la pata.

Se dice meter la gamba o meter la pata cuando alguien se equivoca.

Procede del término italiano gamba ('pierna') que lo toma del latín vulgar “camba” ('pierna, referida a la de la caballería'). Así la expresión meter la gamba es un sinónimo de meter la pata del animal en una zanja o en alguna trampa.


Origen de Mucho ruido y pocas nueces.

Se dice mucho ruido y pocas nueces cuando se dice más que se hace.

Según relato del conde de Clonard, en 1597 las tropas españolas tomaron la ciudad francesa de Amiens, merced a una treta urdida por el capitán Hernán Tello de Portocarrero, que vistió de labradores a dieciséis de sus soldados que hablaban muy bien el francés. 

Estos hombres penetraron en la ciudad provistos de sacos de nueces, cestos de manzanas y un carro de heno. Apenas entraron en la ciudad, uno de los soldados dejó caer voluntariamente uno de los sacos de nueces, lo que movió a los soldados franceses a recogerlas del suelo. Esta situación permitió a los españoles que sacaran sus armas de la carreta de heno y así consiguieron reducir a las tropas locales, permitiendo el asalto de una columna invasora. 

Posteriormente, los franceses recobraron la plaza, pero la astucia de la estratagema habría dado origen al dicho “ser más el ruido que las nueces”. 

Ya os adelanto que no va de ruidos ni de nueces el argumento.


Origen de Por si las moscas.

Se dice por si las moscas como si fuera un por si acaso.

Una leyenda cuenta que las moscas conocidas con el nombre de "moscas de San Narciso" brotaron repentinamente en 1285 de la tumba de este santo gerundense y atacaron al ejército francés, que al mando de Felipe 'El Atrevido', se disponía a sitiar la ciudad de Gerona. 

Las famosas moscas levantaron el pánico y contagiaron la peste entre los invasores, quienes tuvieron que levantar el sitio mientras salían espantados. 

Hay que limpiarse bien las zurraspas por si las moscas.

Origen de Sacar de sus casillas.

Se dice sacar de sus casillas cuando a alguien se le enfada sobremanera.

Existía un juego de tablero llamado las Tablas Reales, similar a las Damas. 

En él la palabra casa está referida a unos semicírculos huecos cortados en la misma madera a los lados del tablero en los que se van colocando las piezas para ocupar las casas o casillas según las suertes de los dados. El juego consistía en encontrar una casa o casilla vacía donde entrar, y en el caso de que se hallara ocupada el que viene detrás con una pieza la puede desplazar del juego, “la puede sacar de su casilla”. 

A mí ese juego me suena a este otro.



Origen de Cabeza de turco.

Se dice cabeza de turco cuando se busca un culpable al que cargar las culpas de todo aunque no sea el responsable o su responsabilidad sea menor.

Hay dos versiones de su origen:

  • En la época de Las Cruzadas era tal el odio que se profesaba a los turcos que cuando se mataba a uno se le decapitaba y su cabeza era portada con orgullo en una pica o barco. Por ello el dicho alude a que a una persona se le carga todas las responsabilidades en representación de un grupo.
  • En la batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571), cuando el almirante turco Alí Bajá fue decapitado por un galeote cristiano con su hacha de abordaje, tras una rebelión de los cristianos prisioneros que navegaban en las galeras turcas. Aquel célebre episodio de Lepanto terminó con una escabechina : sólo 50 de las 300 naves turcas pudieron escapar y se contaron por miles las cabezas de turco que cayeron bajo los filos de las espadas cristianas. 




jueves, 19 de enero de 2017

Origen de Tener muchos humos.

Se dice tener muchos humos de alguien que es muy creído.

Entre los romanos existía la costumbre de adornar el atrio de las viviendas con los bustos y retratos de toda su ascendencia, con el objeto de demostrar la extensión y la ranciedad de su linaje. 

Por efecto del humo y del paso del tiempo, los objetos decorativos iban adquiriendo una coloración oscura de la que los habitantes de la casa solían ufanarse, ya que cuanto más intensa era esa pátina de ranciedad, más crecía la respetabilidad de la familia, en base a la memoria de sus ancestros. 

Ese es el origen de la expresión.

Los que más humos tienen.

Origen de Vete al carajo.

Se dice vete al carajo a alguien con quien no quieres hablar más.

La canastilla de los mástiles donde estaban los vigías en los barcos se llama carajo.

Cuando alguien cometía una infracción se le castigaba en el carajo durante varias horas donde la sensación de movimiento es mayor que en cubierta.


Origen de Estar para el arrastre.


Se dice estar para el arrastre cuando se está muy cansado.

El arrastre es la acción de retirar al toro de la plaza de toros una vez ha muerto o no puede levantarse por cansancio. Por ello de estar para el arrastre es que estás para que te lleven porque no puedes levantarte.


Origen de Meterse en un berenjenal.

Se dice meterse en un berenjenal cuando alguien se mete en problemas o en algo que no le compete.

Esto es así porque el berenjenal está lleno de espinas y, para sacar sus frutos, te puedes llenar de arañazos.


Origen de Peluco.

Se dice peluco para referirse a los relojes.

En el Siglo XVIII el pueblo llano llamaba a las monedas grandes de entonces “peluconas” pues sólo tenían acceso a ellas  la nobleza que gastaba el dinero en comprarse las pelucas que tan de moda se pusieron en ese estamento. 

A pesar de que esas monedas fueron luego sustituidas por otras, durante largo tiempo la expresión “moneda pelucona” se uso como sinónimo de ostentoso. Cuando aparecieron los primeros relojes de bolsillo, se adoptó el argot “peluco” para llamar a los más suntuosos.


Origen de Darla con queso.

Se dice darla con queso cuando a alguien se le engaña.

En la Edad Media en La Mancha para dar salida a las partidas de vino picado o de baja calidad, los dueños de las bodegas usaban un arte especial: agasajaban a los compradores novatos o poco experimentados con un plato de queso manchego en aceite porque su fuerte sabor hacía que el paladar del incauto cliente no distinguiera un buen caldo de uno picado.