domingo, 14 de mayo de 2017

Origen de Dar el coñazo.

Se dice dar el coñazo cuando se insiste mucho en algo hasta provocar el hartazgo.

Su origen no proviene realmente no proviene del órgano reproductor femenino, sino del término latino conatus (esfuerzo). Es decir, se aludía en esforzarse mucho, persistir, para conseguir algo.


Origen de Esto parece el coño de la Bernarda.

Se dice esto parece el coño de la Bernarda cuando algo ha generado un gran revuelo con mucha gente mezclada en él.

En el Siglo XVI existía una santera llamada Bernarda que vivía en Granada o Ciudad Real, esto no está claro. Parece que su poder residía en curar a las personas o animales tocándose su vagina. Parece que era tal su poder que hasta se hacían peregrinaciones para que curara a las personas enfermas.

Una vez murió, tiempo después fue desenterrada y lo único que quedaba intacto de ella era su ‘santo coño’, por lo que fue llevado hasta la iglesia del pueblo y lo colocaron dentro de una urna de oro para que fuese venerado por todos los peregrinos que hasta allí acudiesen. 


Origen de Manda huevos.

Se dice la expresión manda huevos cuando algo es realmente sorprendente.

En el argot jurídico se utiliza la frase "mandat opus!" que significa "la necesidad obliga". Su sonoridad es muy similar a la expresión en cuestión.


Origen de Dormir la mona.

Se dice dormir la mona cuando se procede a dormir tras beber demasiado.

Esto proviene del Siglo XVI cuando la gente acostumbraba a darle de beber alcohol a los monos sólo para ver cómo reaccionaban.


Origen de Tener más orgullo que don Rodrigo en la horca.

Se dice tener más orgullo que don Rodrigo en la horca cuando alguien se muestra altivo a pesar de estar en un gran apuro.

En la Corte de Felipe III estaba Rodrigo Calderón, una persona muy influyente y ambicioso que se movía cerca de Felipe III. Por sus servicios se le recompensó con diversos títulos nobiliarios (el de marqués de Siete Iglesias y conde de la Oliva de Plasencia). Pero había una persona en la corte que estuvo en su contra y ésta era nada menos que la reina consorte Margarita de Austria-Estiria.

Su origen proviene de un hecho histórico que tuvo lugar en la plaza Mayor de Madrid el 21 de octubre de 1621, día en el que don Rodrigo Calderón de Aranda, noble e influyente hombre de la Corte de Felipe III fue llevado al cadalso para ser ejecutado (aunque por su condición de noble murió degollado y no ahorcado).

Cabe destacar que tras el fallecimiento de la esposa del rey, en 1611, durante el parto de su octavo hijo hubo quien aseguró que Rodrigo Calderón había utilizado la ‘brujería’ para provocarle la muerte.

Fue apresado en 1619 acusado de complot, corrupción y de estar detrás de algunos asesinatos. Su amistad con el rey hizo que se mantuviera con vida en presidio pero en cuanto falleció Felipe III, en 1621, una de las primeras medidas tomadas por su sucesor fue mandar ejecutar a Rodrigo Calderón de Aranda.

Cuando fue llevado al cadalso el 21 de octubre de 1621 lo hizo con absoluta altivez y allí falleció tras ser degollado (a pesar de que la expresión habla de la horca).

Se va a ajusticiar a este insensato por decir que la tortilla española no debe tener cebolla.

Origen de Vestirse de lagarterana.

Lagartera es un pueblo de Toledo (España). Vestirse de lagarterana es vestirse de algo que no se es, es decir, disfrazarse. Además el traje típico de lagarterana es un traje bastante recargado.

Más cargada que una tienda de los chinos.

Origen de Guillotina.

La guillotina era la máquina de decapitación inventada durante la Revolución Francesa para matar a los nobles y demás gentes ante la mirada de todos los curiosos.

Un cirujano francés, Joseph Ignace Guillotin, inventó el actual artefacto ya que lo consideraba más humanitario que los métodos empleados en aquel entonces para acabar con la vida del reo.